Alergias e intolerancias


En los últimos años, el consumo de bebidas vegetales ha aumentado debido a que, las personas que sufren problemas de alergia y/o de intolerancia a los productos lácteos, han sustituido la leche de vaca por bebidas vegetales.

Intolerencia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa esta ligada a la digestión y al metabolismo, así como a un fenómeno enzimático. Resulta de los problemas de un individuo para digerir y metabolizar adecuadamente la lactosa. La lactosa se compone de dos azúcares, galactosa y glucosa. La lactosa se encuentra en todos los productos lácteos de consumo habituales. Para ser reducida por el intestino, primero la lactosa debe ser dividida en monosacáridos, que son azúcares simples. La enzima que hace posible esta ruptura es la lactasa, la B galactosidasa activa en el intestino delgado. En los lactantes, la cantidad de lactasa es alta, lo que permite una buena digestión de la leche materna. Sin embargo, en la edad adulta, esta enzima disminuye y hace más difícil la digestión de la lactosa. Debido a dicha disminución, lDebido a dicha disminución, la lactosa fermenta en el intestino delgado, produciendo gases, hinchazón, dolores estomacales o diarrea.

Alergia a la leche

La alergia a la leche es una reacción alérgica del sistema inmunitario a una o más proteínas de la leche, tales como la caseína o lactoglobulina. Los síntomas más frecuentes son hinchazón, picazón, edema de la piel, alguna forma de bronquitis, asma, tos, hipotensión, calambres abdominales o diarrea.

Alergia al gluten

Los celíacos son alérgicos al gluten. Los alimentos que contienen gluten (un tipo de proteína principalmente presente en el trigo) les causan daños en el intestino delgado, y de forma general dolor en el estómago e intestinos. Esta alergia es muy común y afecta del 2% al 3% de la población. os síntomas más comunes son: problemas en las heces, pérdida de peso, dolor abdominal, calambres y fatiga.